El Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España (ICJCE) con motivo de su 75 cumpleaños y en línea con su objetivo de promocionar y divulgar la relevancia del papel de los auditores en la actividad económica y social publica: “Auditores, una historia de éxito”. Un libro donde recoge entrevistas a directivos de importantes empresas que han ejercido como Auditores durante una importante etapa de su vida profesional.

José Miguel Calleja, Director General de la ACB, y exsocio y auditor de PKF Attest nos cuenta sus inicios, y su visión de los cambios en esta profesión. Una historia realmente interesante y con un mensaje a jóvenes que están pensando en desarrollarse como profesionales de la Auditoría. José Miguel Calleja nos deja una historia de pasión y mensajes muy interesantes alrededor de esta profesión.

Algunas declaraciones de José Miguel Calleja en esta entrevista:

“Antiguamente, si empezabas en una firma más o menos pequeña veías de todo. Si, además, tenías un poco de ganas de aprender y de entrar en áreas específicas, aprendías mucho de muchas cosas: de fiscalidad, de gestión de inmovilizado, de existencias, de las subvenciones, etc. La contabilidad realmente te da una visión amplia de una empresa, pero hay que saber mirar. Creo que es una herramienta muy buena para poder interpretar cómo es una empresa por dentro. Y todo eso se queda como un poso a lo largo de una carrera profesional”.

¿Con la digitalización del sector hay menos contacto con los trabajadores y directivos de las empresas?

Creo que el contacto personal con las empresas no se tiene que perder. También es verdad que creo que se va a entrar, sobre todo en los próximos años, en una tendencia de vuelta atrás. Con todo el tema del Blockchain, de los accesos remotos. Todo esto va a hacer que puedas acceder a toda la documentación, facturas, contabilidades… Y ahí la tecnología sí que va a ayudar mucho a casar y verificar cosas o ver otras que no funcionan. Pero creo que nunca hay que dejar de ir a las empresas. Así se alimenta la intuición. Cuando acumulas algo de experiencia sabes que, si haces una serie de preguntas, o si mantienes una entrevista con algún directivo durante tres o cuatro horas, percibes las incongruencias. Si algo va bien o no. Porque al final el papel lo sostiene todo. Quién quiere engañar, engaña. Y modifica el papel para engañar. Por eso hace falta siempre esa intuición. Y para tenerla hay que ir a la empresa”. Afirma Calleja.

Puedes leer la entrevista completa aquí

Fuente: Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España (ICJCE)

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies