Seleccionar página

La digitalización ha dejado de ser una opción para convertirse en una necesidad y una obligación para todas las empresas. No solo porque lo demanden los clientes y consumidores, sino porque existen numerosos estudios e indicadores que señalan que la digitalización es la gran impulsora de un nuevo modelo económico.

Las empresas deben ver en la digitalización el camino para centrarse en el crecimiento del negocio, aprovechando de forma óptima sus recursos y capacidades, para ganar en eficiencia y competitividad.

La digitalización está provocando una radical transformación a gran escala de las empresas en todos los sectores. Este hecho constituye una oportunidad única para obtener y generar valor, aunque también conlleva riesgos, ya que los líderes empresariales y la alta dirección han de lidiar con sus implicaciones estratégicas.

Fabricación:

La fabricación genera una ingente cantidad de datos en comparación con otros sectores de la economía, aunque no todas las empresas de fabricación le sacan el máximo partido.

Es necesario avanzar con mayor rapidez, ya que la transformación digital de la empresa está provocando una innovación que transforma la propia naturaleza de este sector, desde el I+D y la cadena de suministro hasta el marketing y la forma en que las empresas atienden a sus clientes. Asimismo, ámbitos como el de la inteligencia artificial, la robótica y el Internet de las cosas (IoT) también presentan un gran potencial y las empresas líderes ya se están adelantando en este sentido.

Distribución:

Como eslabón esencial de la cadena de suministro, los distribuidores deben aprovechar la transformación digital de la empresa para evolucionar y adaptarse, evitando el riesgo de quedarse atrás.

Necesitan flexibilidad para ajustar las prácticas comerciales y recortar costes al tiempo que fidelizan a los clientes e incrementan su alcance y crecimiento. La transformación digital de la empresa puede ayudar también a los distribuidores a activar el crecimiento y forjar mejores relaciones orientadas al servicio, tanto con los proveedores como con los clientes. La clave reside en elegir cuidadosamente la inversión entre las innumerables opciones disponibles, basándose en análisis avanzados, el comercio electrónico y el internet de las cosas (IoT).

Volver a la Newsletter

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies