Existen dos modalidades para determinar la cuantía de los pagos fraccionados:

  • en función de la cuota líquida de la última declaración
  • en función de la base imponible del ejercicio (nº 5727 s.).

Con carácter general se aplica la primera modalidad. No obstante, están obligados a aplicar la segunda modalidad los contribuyentes cuyo importe neto de la cifra de negocios haya sido superior a 6.000.000 de euros durante los doce meses anteriores a la fecha en que se inicie el período impositivo.

El resto de contribuyentes tienen la opción de aplicar la segunda modalidad. El ejercicio de esta opción se realiza por la entidad a través de la correspondiente declaración censal (modelo 036), dentro del mes de febrero del año natural en que deba surtir efectos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies