Las controversias suscitadas en torno a las solicitudes de jornada a la carta deben resolverse valorando tanto las necesidades del trabajador como las necesidades organizativas y productivas de la empresa. Por ello, se ha rechazado una solicitud de cambio de un sistema de trabajo a turnos a un turno fijo porque el nuevo horario no cumple con la finalidad de conciliación perseguido y supone un perjuicio para la empresa y el resto de trabajadores.

Hasta la entrada en vigor, el 13-3-2019, de la llamada jornada a la carta, la posibilidad de los trabajadores de adaptar su jornada de trabajo a las necesidades familiares exigía solicitar una reducción de jornada, y la consecuente reducción de salario. De este modo, los tribunales venían desestimando las solicitudes de cambio de un sistema de trabajo a turnos a un turno fijo si no se solicitaba la reducción de jornada.

Este sistema ha sido refrendado recientemente por el TJUE al señalar que no es contraria al derecho de la UE una normativa que exige, para cambiar el sistema de trabajo a turnos rotatorios a uno fijo reducir la jornada de trabajo (TJUE 18-9-19, Ortiz Mesonero C-366/18).

Tras la entrada en vigor de la jornada a la carta (ET art.34.8 en su redacción dada por el RDL 6/2019), los trabajadores pueden solicitar la adaptación de la duración y distribución de la jornada de trabajo para hacer frente a la conciliación de la vida familiar y laboral, sin necesidad de reducción de jornada. En cualquier caso, lo que se reconoce no es un derecho absoluto del trabajador que, una vez invocado deba ser reconocido por el empresario.  Se trata, en realidad, de un derecho a solicitar una adaptación de la jornada razonable y proporcionada a las necesidades del trabajador y de la empresa, pudiendo esta rechazarla si le resulta excesivamente gravoso para su organización.

 Los tribunales comienzan a pronunciarse ahora sobre las solicitudes de cambio de un sistema de trabajo a turnos a un turno fijo exclusivamente de mañana, especialmente en empresas con sistemas de turnos rotatorios. Dos recientes sentencias han resuelto sendas controversias suscitadas en torno a esta cuestión valorando tanto las necesidades del trabajador como las necesidades organizativas y productivas de la empresa y del resto de trabajadores de la empresa.

  1. El Juzgado de lo Social nº 3 Gijón, en sentencia de 29-8-19 rechaza la solicitud de una trabajadora, que prestaba servicios a turnos en una clínica veterinaria, de quedar adscrita a un turno de mañana de forma fija para atender al cuidado de su hijo de 3 años que iniciaba el colegio en horario de 9:00 a 13:00 y de 15:15 a 17:00. El cambio de jornada solicitado perjudicaba de forma evidente a la empresa, que atiende el 75% de las consultas por la tarde, y al resto de compañeros que verían modificados sus turnos de trabajo. Sin embargo no satisface adecuadamente la finalidad de conciliación porque no cubre el horario de comida del menor entre las 13:00 y las 15:15. El JS valora también la corresponsabilidad del padre en el cuidado del hijo quien, pese a estar separado de la madre, no tiene ninguna restricción en el régimen de visitas acordado.
  2.  En otro supuesto, el Juzgado de lo Social nº 1 Cáceres, en sentencia de 15-7-19, estima parcialmente la demanda de una dependienta de un centro comercial en el que trabajan 14 empleados en régimen de turnos rotatorios de lunes a sábado. La trabajadora solicita la adscripción a un turno fijo de mañana para conciliar su vida personal y laboral. El JS estima parcialmente la demanda y reconoce el derecho de la trabajadora a quedar adscrita al turno de mañana de lunes a viernes teniendo en cuenta que el esposo de la trabajadora trabaja de lunes a viernes en horario de 16:00 a 21:00 por lo que no puede ocuparse del hijo. Además, no quedan acreditadas las dificultades organizativas alegadas por la empresa pues aunque entre las 19 y las 21 horas es cuando más ventas se hacen, la empresa puede acomodar el horario del resto de trabajadores a la nueva situación. No obstante, mantiene el sistema de turnos rotatorios de los sábados pues el cónyuge no trabaja esos días y puede ocuparse del menor y además las ventas en las tienda son mayores.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies