Seleccionar página

 

Esta es la finalidad de la Ley 1/2019 de 20 de febrero, de secretos empresariales, que se ha publicado el pasado jueves 21 de febrero en el BOE y que supone la transposición al derecho nacional de la Directiva Europea 2016/943.Según recientes estudios, los activos intangibles cada vez suponen un mayor porcentaje relativo del valor de las empresas, entre el 50% y el 80% del total. Entre esos activos están las marcas, las patentes y otros derechos de propiedad industrial “clásicos” reconocidos legalmente mediante su inscripción en el correspondiente registro público.

Pero en la actual economía del conocimiento tiene cada vez más importancia otro tipo de intangible, que no se registra en ningún sitio y cuyo valor estriba en mantenerse secreto. Metodologías de trabajo, bases de datos, técnicas de producción, información de clientes, desarrollos científicos etc. Lo que se conoce como secretos empresariales. La protección legal de estos activos intangibles es, por tanto, clave.

Esta es la finalidad de la Ley 1/2019 de 20 de febrero, de secretos empresariales, que se ha publicado el pasado jueves 21 de febrero en el BOE y que supone la transposición al derecho nacional de la Directiva Europea 2016/943. Con esta Ley España se alinea con el resto de los países europeos en el objetivo común de incentivar la innovación y la generación de conocimientos en la Unión, persiguiendo las prácticas ilícitas de apropiación, espionaje, copia o violación de confidencialidad.

¿Qué es un secreto empresarial? Leer artículo completo (Expansión)

Javier Catalán, Socio del área de Legal y Fiscal, en PKF Attest. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies