La revista digital de ‘El Economista’ del País Vasco, ha publicado un artículo de Mariano ArósteguiDirector de Corporate Compliance de PKF Attest, sobre la situación del “compliance” tributario un año después tras la publicación de la norma UNE 19602.

En dicho artículo se expone que cuando en febrero del año pasado la Asociación Española de Normalización (Aenor) publicó el nuevo estándar sobre sistemas de gestión de compliance tributario, (la norma UNE 1960), los distintos agentes del mercado la acogieron con unas enormes expectativas.

A día de hoy, el interés no ha decaído pero las expectativas siguen pendientes de un pronunciamiento, aunque sea oficioso, por parte de las autoridades tributarias.

Por su parte, la UNE 19602, que sigue la misma estructura y principios que las anteriores normas UNE 19600 y 19601 sobre cumplimiento normativo general y penal, respectivamente, pretende ser el paso decisivo que el contribuyente debe dar para impulsar definitivamente ese aspirado modelo en la relación jurídico-tributaria: el llamado cumplimiento cooperativo.

Este nuevo modelo de cumplimiento cooperativo pretende construir una relación de confianza entre la administración y el contribuyente a partir de una serie de criterios.

Estos criterios son la transparencia en las relaciones entre las diferentes partes, la objetividad en la interpretación de la norma, el discernimiento sobre qué políticas son las imprescindibles y adecuadas en términos de coste-beneficio, y una mayor empatía y sensibilidad hacia la actividad empresarial por parte de la administración.

Bajo el punto de vista de Mariano Aróstegui, la correcta implementación en la empresa de un modelo eficaz de compliance tributario, debería ser tenido en cuenta por la administración como un factor eximente, y si no atenuante, a la hora de apreciar infracciones tributarias merecedoras de sanción. Pero aunque contar con un compliance tributario no es suficiente per se para convertir a la empresa en un “buen contribuyente” a ojos de la administración, impulsar estrategias corporativas y destinar recursos económicos son pasos firmes hacia ese aspirado modelo de cumplimiento cooperativo en materia tributaria.

Leer artículo completo >>

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies