En este artículo ofrecemos un resumen de las medidas de Arrendamiento contenidas en el Real Decreto-Ley 15/2020, de 21 de abril, de medidas urgentes complementarias para apoyar la economía y el empleo.

 

DESCARGAR RESUMEN EN PDF

 

Determinados arrendatarios pueden acogerse a las medidas de Arrendamientos para uso distinto del de vivienda establecidas en el RDL 15/2020.

Deben distinguirse dos grandes supuestos:

1. Si el arrendador es un gran tenedor o una empresa o entidad pública de vivienda (EPV):

Gran tenedor => se trata de la persona física o jurídica que sea titular de más de 10 inmuebles urbanos, excluyendo garajes y trasteros, o una superficie construida de más de 1.500 m2.

2. Si el arrendador no es gran tenedor ni EPV: resto de supuestos.

 

¿Qué condiciones debe reunir el arrendatario en ambos supuestos?

 

– Contrato de arrendamiento de un inmueble afecto a la actividad económica desarrollada por un autónomo. Cumulativamente:

  • Que el autónomo esté afiliado y en situación de alta en el régimen correspondiente en la fecha que se declaró el estado de alarma, 14 de marzo.
  • Que la actividad haya quedado suspendida como consecuencia de ello.
  • En caso de que la actividad no haya quedado totalmente suspendida, se deberá acreditar la reducción en un 75% de la facturación del mes natural anterior al que se solicita el aplazamiento (en relación con la facturación media mensual del trimestre correspondiente del año anterior).

– Contrato de arrendamiento de un inmueble afecto a la actividad económica por una pyme. Cumulativamente:

  • Que la sociedad no supere los siguientes límites:
    • Total de las partidas del activo: 4 millones de euros.
    • Importe neto de cifra anual de negocios: 8 millones de euros.
    • Número medio de trabajadores empleados durante el ejercicio: 50.
  • Que su actividad haya quedado suspendida como consecuencia de la declaración del estado de alarma
  • En caso de que la actividad no haya quedado totalmente suspendida, se deberá acreditar la reducción en 75% de la facturación del mes natural anterior al que se solicita el aplazamiento (en relación con la facturación media mensual del trimestre del año anterior).

 

Supuesto de arrendador gran tenedor o EPV


¿En qué consiste la medida para el arrendatario?: el arrendatario podrá solicitar al arrendador el aplazamiento o moratoria del pago de la renta sin penalización ni devengo de intereses a partir de la siguiente mensualidad. Dicha renta aplazada será satisfecha de forma fraccionada durante un plazo de dos años (contados a partir del último día de la duración de la moratoria). 

Vinculante: la solicitud realizada por el arrendatario es obligatoria para el arrendador siempre que no se hubiera alcanzado un acuerdo anterior de moratoria o reducción de la renta.

¿Cuándo se podrá solicitar?: en el plazo de un mes desde la entrada en vigor del Real Decreto.

Duración: la moratoria afectará al siguiente periodo de tiempo:

  • Durante el periodo de estado de alarma y prórrogas.
  • Tras finalizar el estado de alarma y sus prórrogas: posibles prórrogas adicionales de un mes hasta un plazo máximo de 4 meses dependiendo el impacto del COVID 19.

 

Supuesto de arrendador no gran tenedor ni EPV


 ¿En qué consiste la medida para el arrendatario?: el arrendatario podrá solicitar al arrendador el aplazamiento temporal y extraordinario en el pago de la renta siempre que dicho aplazamiento o reducción no se hubiera acordado por ambas partes con carácter voluntario.

¿Cuándo se podrá solicitar?: en el plazo de un mes desde la entrada en vigor del Real Decreto.

 Fianza: las partes podrán disponer libremente de la fianza, que podrá servir para el pago total o parcial de algunas mensualidades. La fianza deberá ser repuesta por el arrendatario en el plazo de un año desde la celebración del acuerdo o en el plazo que reste de vigencia del contrato (si el plazo de vigencia que restare fuera inferior a un año).

 

Acreditación de los requisitos anteriores


¿Cómo ha de acreditar el arrendatario los requisitos que le dan derecho a disfrutar de estas medidas?

El arrendatario presentará al arrendador la siguiente documentación para acreditar:

  • La reducción de la actividad: a través de una declaración responsable con base en la información contable que haga constar la reducción de la facturación. El arrendador dispondrá de la facultad para revisar los libros contables del arrendatario.
  • La suspensión de la actividad: a través de un certificado expedido por la Agencia Estatal de la Administración Tributaria o el órgano competente de la Comunidad Autónoma sobre la base de la declaración de cese de actividad declarada por el interesado.

Consecuencias de la aplicación indebida sin reunir los requisitos establecidos: Los arrendatarios serán responsables de los daños y perjuicios más los gastos generados que se hayan podido producir, sin perjuicio de otro tipo de responsabilidades generadas.