Los futbolistas y otros deportistas de élite consiguen acumular un patrimonio importante en un periodo corto de tiempo, en carreras deportivas que oscilan entre los 10 y los 15 años. Concluida su carrera como deportista de élite, la mayoría se lanza al ruedo de las inversiones para intentar sacar una rentabilidad a sus ahorros, aunque en muchas ocasiones el rédito del éxito deportivo acaba en un fracaso inversor. Según una guía realizada por la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) y la firma PKF Attest, los futbolistas llegan a perder un tercio de la fortuna ganada durante su vida deportiva por errores evitables.

No es el caso de Andrés Iniesta, el futbolista internacionalmente conocido por su juego sobre el césped, lo es ahora cada vez más por sus actividades empresariales. Las Bodegas Iniesta son el negocio principal del futbolista de Fuentealbilla, tanto que al emigrar a Japón para jugar en la liga de ese país, también ha servido para abrir allí nuevos mercados para su vino.

El héroe del Mundial de 2010 también tiene una empresa dedicada al sector inmobiliario y gestiona una casa rural cercana a sus bodegas. La visión empresarial de Iniesta le ha llevado ahora a desarrollar la implantación de cámaras en camisetas deportivas para retransmitir en tiempo real la perspectiva de los jugadores. Y lo está consiguiendo a través de First Vision, empresa que desarrolla la implantación de este tipo de cámaras.

Fuente: El Digital CLM

Leer el artículo completo aquí  

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies