El recientemente aprobado, Real Decreto-ley 28/2020, de 22 de septiembre, de trabajo a distancia, establece en su artículo 15 el derecho de las personas que teletrabajan a una adecuada protección en materia de seguridad y salud.

En este sentido, la referida norma especifica la obligación relativa a que, tanto la Evaluación de Riesgos, como la Planificación de la actividad preventiva, tengan en cuenta los riesgos característicos de esta modalidad de trabajo, poniendo especial atención en los factores psicosociales, ergonómicos y organizativos. Debiendo tener en cuenta, especialmente, la distribución de la jornada, los tiempos de disponibilidad y la garantía de los descansos y desconexiones durante la jornada laboral.

Leer documento completo aquí >>